sábado, 8 de junio de 2013

Cumulonimbus

Podría haber sido por un cúmulo de circunstancias, pero ha sido por los cumulonimbos.
Un cúmulo de circunstancia pasa y se pasea por la vida de forma constante, cada día. Un cúmulo de casualidades,  es la causa a veces de lo fervientemente deseado o de lo que no nos hubiera gustado que pasara jamás. No más.
Lo que pasó hoy fueron los cumulonimbos.

viernes, 7 de junio de 2013

Delirios de Junio. ¡POR FIN ES VIERNES!

¡Por fin es viernes! - ¡Por fin un día soleado, de verano, sin su tinto, pero con sol!
Previsiones meteorológicas aparte, y expresiones del tipo ¡Por fin! Estamos ya avanzados en la travesía, navegando, nadando como un delfín.

Cuantos temporales ya en poco tiempo, cuanto tempo afinando melodías, ahora ya que restaurantes varios abren al mediodía. Costaba arrancar, arrancarlo todo, incluso la hierba que nunca fue alfombra de nada. Nadamos de espalda, a veces mariposa, y ahora empezamos a ver el color rosa.

Izamos velas, tripulación cambiante siempre elegante, con gafas de sol de colores alegres. También brilló. Brillos y sombras, sol y sombra, nosotros si ponemos la alfombra, y por las tardes es cuando arrancamos la hierba.

Meteos metidas en quioscos de esquina de barrio. Tebeos sin el capitán America. Capitaneados con mando, a distancia, con mando de plástico y botones rojos, azules, verdes y amarillos, alguna naranja de zumo salvando mañanas. Estamos a salvo con salvavidas laterales de botes entrañables, de madera pintada también con alguna línea roja.

Avanzamos con viento a favor, volando con alas cerradas y fechas abiertas. Bonita brisa nos sopláis, sin prisa, con aroma estival de cafetera invernal. Llegaremos, y llenaremos.
Que bonito llegar, que bonito recibir. Bienvenidos a casa, ya no hace tanto frío. No necesitamos mantas, y con gas, sin fugas, servimos “fantas”. Y bebidas espiritosas.

¡Por fin es viernes! ¡Viernes en Junio!

Fin.